Que prefieres.. tener razón o ser feliz?

Voy a contaros como llegué a conocer eso tan extraño que se llama EGO y que tanto nos caracteriza. Siempre me había sentido afortunado de no ser egoísta y de compartir con los demás cuando se prestaba la ocasión. Sin saberlo, era tan solo un aspecto, aunque no menos significante de todo aquello que estaba por descubrir.

No hace mucho tiempo, tuve la oportunidad de encontrarme, día si y día también, en un entorno al que yo percibía como hostil. Como en todo ambiente de ese tipo, la mayor parte de las personas, por lo general humildes, se sienten «víctimas» de una situación creada y sostenida por uno o varios aparentes «verdugos» que poseen una supuesta autoridad o control sobre los demás. Un grupo bastante reducido, que acostumbra a ser el nexo de unión entre ambos mundos, aún sufriendo mas que la mayoría, decide por temor, ambición o ambas a la vez, mostrar cierta afinidad con la autoridad. Como una especie de forzosa lealtad que de no manifestarse se traduce en un rechazo inmediato.

Como no podía ser de otra manera, yo me encontraba entre esas dos aguas. Tras haber vivido varias experiencias similares, empezaba a sentirme lo bastante seguro de mi mismo, como para mostrar sin temor alguno tal y como soy. Ciertamente, cuando la ocasión lo requería, expresaba desde la humildad y el respeto, mi opinión en relación a cuestiones que de algún modo afectaban al entorno en general.

El diálogo, la lógica, la razón y cierto tacto por las personas de ambos lados habían sido siempre mis mejores aliados. Como de costumbre, me sentía arropado por la mayor parte de las personas que me daban la oportunidad de ofrecerles mi afecto y comprensión. No obstante, en ese ambiente había algo totalmente nuevo, ya que mis argumentos hacia algunos miembros del nexo de unión caían en saco roto nada mas salir de mi boca. No solo eso, sino que además aumentaba el clima de hostilidad. Era difícil de creer y de hecho, la primera vez que utilicé la palabra soberbia en mi vida, fue cuando trataba de encontrar una explicación a todo aquello.

Desconocía por completo cual era la forma de superar esos obstáculos. Parecía una tarea imposible, pero como es habitual en mi, me negaba a darme por vencido. Sol tanto debía encontrar el modo de llegar a esas personas. Cuanto mas probaba de acercarme, más lejos me sentía de ellas.

Aquella situación me afectaba muchísimo y no me permitía disfrutar en otros ámbitos de mi vida. Necesitaba encontrar una solución a aquel problema sin resolver. Tras unos días emocionalmente muy intensos, donde predominaba la ira, tomé una página al azar de un precioso libro de Alkistis Agio que decía..

«Que prefieres.. tener razón o ser feliz?»

Esa pregunta caída del cielo era justo lo que necesitaba para salir de aquel callejón sin salida en el que me había quedado atrapado. Fue entonces cuando tomé consciencia de algo muy fuerte que había en mi y que se llama EGO.

Lo que me impedía ser feliz.

2 comentarios sobre “Que prefieres.. tener razón o ser feliz?

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: