Propósitos ¿Como son los tuyos?

Hace un tiempo leí un apasionante libro que trata del arte de vivir en plenitud. Una de las frases que más me gustó y que siempre me acompaña es la siguiente..

«El propósito de la vida es una vida con propósito»
Robin Sharma – El monje que vendió su ferrari

Desde entonces he tomado mas consciencia sobre la importancia de los propósitos y he descubierto lo poco que distan de las obsesiones. Los propósitos nos permiten dar sentido a la vida, a la vez que avanzamos hacia lo que deseamos.

A menudo cuando los alcanzamos, vemos que no es exactamente lo que queremos. Otras veces, cuanto más empeño ponemos en conseguirlos mas inalcanzables se vuelven. Hay períodos en los que no sabemos muy bien lo que deseamos, ya que lo que creemos que nos gustaría simplemente parece inalcanzable.

Detrás de los propósitos hay una especie de magia oculta que debemos descubrir a medida que avanzamos por la vida. Lo importante no es el propósito en si, sino como vives el camino que conduce a él. Estoy hablando del modo en que vives tu vida mientras persigues lo que deseas y te propones. Un propósito puede servir para saber a donde ir y también, porque no, como te apetece ir.

Solemos imaginar el destino y olvidamos que la autentica felicidad está en el momento presente. La mejor forma de conocer en que punto te encuentras es preguntarte como te sientes y en seguida lo sabrás.

En ocasiones construimos propósitos tan solo para escapar de aspectos que no nos gustan de nuestras vidas. Sabemos muy bien lo que no queremos porque nos produce sufrimiento. Es entonces cuando nos proyectamos hacia un escenario futuro en el que no hay cabida para las cosas que tanto nos disgustan del momento presente.

Nuestras mentes nos repiten una y otra vez como deberían ser las cosas, pero en realidad, escapamos del ahora porque no aceptamos las cosas tal y como son. Y cuando deseamos eludir aquello que tanto nos molesta, mas presente se vuelve en nuestras vidas en forma de pesadilla.

Lo que se resiste, ..persiste

La solución no es otra que rendirse y aceptarlo, aunque muchas veces parezca algo inaceptable. Solamente de esta forma volvemos a sentirnos libres como cuando eramos niños. En ese momento, algo dentro de nosotros está sanando y por lo tanto nos acercamos a la verdadera felicidad.

Hay infinidad de propósitos, unos nos catapultan a lo mas alto, otros en cambio, nos hunden en las profundidades. Todos son igual de válidos y de algún modo u otro los vamos experimentando a lo largo de la vida. En nosotros está el descubrir cuales nos conducen a lo que verdaderamente deseamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: